¿EVOLUCIÓN?

Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (edición de 2001), evolución es (entre otras definiciones): doctrina que explica todos los fenómenos, cósmicos, físicos y mentales, por transformaciones sucesivas de una sola realidad primera, sometida a perpetuo movimiento intrínseco, en cuya virtud pasa de los simple y homogéneo a lo compuesto y heterogéneo.

Y en cuanto a lo referido a la Evolución Biológica, continúa: proceso continuo de transformación de las especies a través de cambios producidos en sucesivas generaciones.

Comenzamos mal. La palabra “doctrina” está salpicada por un montón de connotaciones negativas, debido a la cantidad de veces que se usa en ámbitos políticos y religiosos totalitarios o represivos. Porque, aunque la palabra “doctrina” signifique también “ciencia y sabiduría“, lo que al final acaba importando es la forma en la que la gente normal y corriente lo entiende; gente que no tiene por qué estar culturizada en exceso ni ser especialista en nada.

puncgrad

Dos modelos, distintos entre sí, que interpretan el mecanismo de la evolución.

Evidentemente no se trata de mirar como si fuesen tontitos a todos aquellos que tienen una vaga idea sobre este tema. Nadie nace sabiendo, e incluso muchos biólogos tienen ideas preconcebidas y quizá la mayor parte de las mal interpretaciones de esta teoría provengan de ellos.

Ojo, que tampoco estoy erigiéndome yo como poseedor de toda la sabiduría. Solamente estoy diciendo que la enseñanza y divulgación de ciertos temas debe tratarse con mimo y con especial atención al poso cultural existente.

Lógicamente, esto que digo es un ideal utópico, así que toca lidiar con el mundo que nos ha tocado vivir.

Pero bueno, continúo, porque me estoy poniendo muy melodramático.

La Evolución Biológica (también definida como orgánica) no es más que el cambio de las especies en el tiempo a través de procesos naturales.

Desde que se propusiera por primera vez, se han estudiado distintas fuentes de pruebas, como lo son:

  • Pruebas paleontológicas: es decir, el registro fósil (de seres vivos que existieron y su actividad) que se va encontrando.
  • Pruebas anatómicas: se encuentran en la anatomía comparada; esto es viendo las similitudes y parecidos (y diferencias también) que hay entre unos seres vivos y otros.
  • Pruebas embriológicas: observándose las distintas etapas del desarrollo de los seres vivos desde el momento en que son concebidos.
  • Pruebas moleculares: aquí se encuentran tanto las genéticas como las de otras moléculas (proteínas, azúcares, grasas, etc) que los organismos tienen y usan.
  • Pruebas citológicas: comparando las estructuras celulares, y las partes de las que se componen.

Como dije en el capítulo sobre el darwinismo, existen varias hipótesis dentro de la Teoría de la Evolución.

Aunque a día de hoy (estoy escribiendo esto en 2016… por si este blog llegara a durar en el tiempo y alguien del futuro lejano me leyese) se ha avanzado bastante en el conocimiento en esta materia, aún siguen quedando interrogantes.

Y eso es bueno. ¿Qué harían los investigadores si no hubiese incógnitas que resolver? Pero también es cierto que el ser humano, de forma general, quiere respuestas a corto plazo. Sobre todo, cuando se trata de preguntas tan trascendentales como el “¿de dónde venimos?” o similares.

El error de los defensores del DI radica en creer que la incompletitud parcial de la Teoría de la Evolución es una prueba irrefutable de su no existencia. Aquí nos encontramos con el primer intento de manipular y engañar a la gente que, como decía más arriba, no tiene por qué saber acerca del tema.

True False Evolution

Esta imagen la usan algunos creacionistas… Y aun no tengo claro si lo hacen irónicamente. (Traducción: Falsa Evolución / Verdadera Evolución).

Por ejemplo, una cita de uno de los libros editados y distribuidos por los Testigos de Jehová, titulado ¿Existe un Creador que se Interese por Nosotros? (pp. 16):

El doctor Andrei Linde fue más explícito en un artículo de Investigación y Ciencia (revista de temas científicos, siendo esta la edición española de la revista Scientific American): “Explicar esta singularidad inicial, dónde y cómo empezó todo (refiriéndose al origen del universo), sigue siendo uno de los problemas más arduos de la cosmología moderna”. 

Si los científicos no pueden realmente explicar ni el origen ni las primeras etapas del universo, ¿no deberíamos buscar las explicaciones en algún otro lugar?

Es decir, que como aún no se conoce a fondo cómo se ha originado el universo (tema que a mí me parece, particularmente, bastante complicado e interesante), mejor nos inventamos la respuesta y “caso cerrado”.

Hacer eso, sería como pensar lo siguiente: como no sé cómo funciona una cámara fotográfica, ni cómo funciona su mecanismo, me inclino a pensar que simplemente me han robado el alma… O que han sido capaces de crear un clon que no se mueve de mí.

O creer que los aviones vuelan por arte de magia. Como no sé nada de aerodinámica… Lo curioso es que ni el más fundamentalista de los cristianos diría que un avión vuela por arte de magia. Todos intentarían dar una explicación lo más plausible y realista que pudiesen o supiesen (fuera esta correcta o no).

Pero claro, con el origen del hombre hemos topado… Y como no se menciona nada sobre fotografía o sobre aviones en la Biblia, aquí no pasa nada.

BulbasaurEvolution

Esto es un Pokemon…

Como final para este artículo (que ya me estoy extendiendo demasiado), me gustaría citar al Profesor Juan-Ramón Lacadena, catedrático (al menos, durante mi época de estudiante) de Genética de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid, en su libro Genética General: Conceptos Fundamentales, cuando habla sobre la teoría de la evolución:

La teoría de la evolución, aunque asentada sobre bases científicas sólidas, tiene aún aspectos sin resolver y tan ilícito es “dogmatizar” para rellenar los huecos o faltas de conocimientos como tratar de invalidar argumental o filosóficamente todo un conjunto de evidencias experimentales porque falten datos científicos o no se pueda por el momento de hallar explicaciones científicas a determinados hechos.

Y posteriormente concluye:

En el diálogo interdisciplinar Biología-Filosofía, el biólogo como tal no puede sacar conclusiones fuera del campo de la Biología ni el filósofo en sus raciocinios debe ignorar las realidades biológicas.

Con lo que sólo me queda despedirme hasta el siguiente capítulo, y recordar de nuevo que dentro de la Teoría de la Evolución existen distintas hipótesis; y la mayoría tienen partes ciertas y otras, no tanto.

Lo que significa que, si un estudioso de la evolución no está de acuerdo con el darwinismo, no significa que niegue la evolución. Pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s