AZAR… MALDITO AZAR

Vamos con uno de los principales problemas a la hora de entender la Teoría de la Evolución.

El famoso azar.

Todos hemos oído o leído que la vida, el universo, o la evolución de estos aparecieron y están ocurriendo por azar.

En el Diccionario de la Real Academia Española viene, entre otras definiciones, la que sigue: Casualidad, caso fortuito.

Entonces, lo primero que se nos ocurre es que todos estos sucesos relacionados con la aparición y evolución, tanto del universo como de la vida, son casuales.

Como que podrían haber ocurrido, o no.

Aquí tenemos la primera muestra de que, por una parte, no se ha explicado bien la Teoría de la Evolución y de que por otra, tampoco se ha entendido correctamente.

Por otra parte, los creacionistas más acérrimos y fundamentalistas tampoco se molestan en querer entenderlo, generalmente por intereses políticos y religiosos. Además, como dice el famoso dicho: “No hay más ciego que quien no desea ver”.

El principal argumento contra la posibilidad de que el universo y la vida hayan aparecido por azar, y que usan los defensores del DI, fue precisamente facilitado por la misma ciencia.

Hasta hace 250 años (o poco más) se pensaba que algunos seres vivos surgían de la nada; es decir, que se generaban espontáneamente.

Por ejemplo, se creía que algunos insectos y gusanos aparecían directamente de las cosas en putrefacción. Incluso existían recetas para crear ratones, usando como ingredientes camisas sudadas y grano de cereal.

Pero a través de algunos experimentos se pudo demostrar que la generación espontánea no tenía ningún fundamento real. Uno de los más famosos fue el de Francesco Redi, un médico italiano, quien demostró que, teniendo dos botes con carne en descomposición, uno cerrado y el otro abierto, sólo aparecían larvas de mosca en el que estaba abierto.

Redi

Experimento de Redi. Las moscas no son veganas.

Esto, que ahora nos parece completamente lógico e

indiscutible, supuso una revolución dentro del estudio de lo que luego se denominaría biología.

Y por esta demostración, y otras que se llevaron a cabo por otros más adelante, los propios creacionistas alegan que no es posible que la vida surja de lo inanimado.

Pero veamos a qué se refieren los científicos cuando dicen que la vida y el universo se originaron por azar. Cuando se habla de azar, se está hablando de probabilidad.

Cuando una serie de sucesos o hechos forman un conjunto de cosas, estos sucesos pueden tener la misma probabilidad de ocurrir, o tener distintas probabilidades. Todo depende de los factores que entren en juego: condiciones ambientales, características propias del suceso, tendencia a que ocurra una cosa u otra…

“¿Y qué quieres decirnos con todo esto? Tengo cosas mejores que hacer con mi vida antes que leerte”, podríais decir.

Os pongo un ejemplo: imaginad que vais en un coche a toda velocidad por la carretera.

Diríais que, a cuanta mayor velocidad circuléis, más probabilidades tendréis de estrellaros o de tener un accidente, ¿verdad? Más aún si el coche está en mal estado, o la carretera lo está, o si vais conduciendo más temerariamente todavía.

Pero imaginad también que llegáis a casa sanos y salvos.

Aunque cuantas más imprudencias cometáis al volante, en peor estado de mantenimiento se encuentre el vehículo y peores condiciones presente la carretera, más probabilidades tendréis de sufrir un accidente. Y no hablemos si por esa carretera circulan más vehículos a parte del vuestro, con lo que la cosa dependería aún menos de vosotros.

Pese a todo, estáis vivitos y coleando en vuestra casa de nuevo. Y nadie más ha sufrido ninguna consecuencia. Por azar no os ha ocurrido nada, aunque la propia ley de probabilidades dice que la posibilidad de que tuvieseis un accidente era mucho mayor que la de salir ileso.

Y si repitieseis la experiencia en un ambiente no controlado (esto es, fuera de una pista de pruebas de coches, u otro entorno similar), lo más probable es que os matéis. Las características de los hechos que entran en juego así lo requerirían.

Es decir: que a pesar de que coincidieron varios factores para que el suceso de accidentaros ocurriese, no os ha pasado nada. Incluso podríamos tomar vuestra habilidad y experiencia al volante como un factor más, siendo estas, parte de vuestras propiedades.

La probabilidad de que salieseis ilesos era muy pequeña, pero existe la posibilidad de que ocurra.

Pues bien; pese a lo escatológico del ejemplo, con las propiedades de las moléculas que se encuentran en los seres vivos (ADN, proteínas, azúcares, grasas) pasa lo mismo. Dadas sus características, lo normal es que, lo que definimos como vida, haya aparecido.

Esto, dicho así, parece un truco de magia o incluso contrario al ejemplo del coche, tiene su explicación.

Como es sabido, la materia está compuesta por átomos. Aunque estos átomos están compuestos de partículas mucho más pequeñas: electrones, protones y neutrones. Y estas partículas subatómicas, lo están por otras mucho más pequeñas. Pero no me voy a meter en la farragosa física cuántica.

estructura_es

Modelo de átomo y las partículas que lo forman.

Quedémonos en los átomos. Estos tienen la capacidad de unirse entre ellos debido a las fuerzas electromagnéticas, formando así moléculas.

Molecula_de_xilitol

Una molécula. Cada esferita de color es un átomo.

Las moléculas se pueden unir entre sí formando moléculas mucho más grandes, también llamadas macromoléculas. El ADN, las proteínas, las grasas y ciertos azúcares son algunas de las macromoléculas que existen en la naturaleza, y que forman parte de las estructuras y funciones de los seres vivos. Y por si queréis saber un poquito más, aquí os dejo una presentación muy básica y sencilla sobre las macromoléculas biológicas.

Y dentro de las probables formas de unirse que tengan (también denominadas conformaciones), algunas de estas, tendrán una función u otra. O ninguna, y solo sirvan como alimento. O incluso como veneno. Las probabilidades son variadas.

macro-molecula-biologica-3-728

Ejemplos de macromoléculas biológicas. Imagen tomada del enlace que os he propuesto leer un poco más arriba.

Resumiendo: los átomos en la naturaleza tienen más tendencia a unirse con unos que con otros, por sus propiedades físico-químicas. Con las moléculas también pasa lo mismo. Y de la forma que tienen de unirse, surgen las nuevas características y “comportamientos”.

Esto, a su vez, estaría relacionado con el segundo principio de la termodinámica, o principio de aumento de entropía.

Para no meterme en demasiados líos y complicaciones, y pese a pecar de inexacto, digamos que la entropía es la medida del grado de desorden que hay en un sistema (un ser vivo es un sistema, por ejemplo).

Es decir; según este principio, lo normal para que un sistema alcance el equilibrio, este sistema tiende a la degradación. Cuando hablo de degradación me refiero tanto a la pérdida de energía (calor, energía química …) como al deterioro de la materia (desintegración de moléculas más grandes en otras más pequeñas).

Y claro, como parece que la tendencia natural y espontánea de la materia (incluidos los seres vivos) es la degradación, de nuevo parece imposible que la vida y la evolución ocurran espontáneamente. Con lo que aquí tenemos la segunda (pero sólo aparente) contradicción de la materia viva.

¿Cómo es posible entonces que si, como dicen los biólogos, ninguna vida surge de lo inanimado, y la tendencia natural de la materia es la degradación, haya surgido la vida por azar?

Intentaré a explicar lo mejor que pueda el hecho de que, por azar, pero no por pura casualidad estas macromoléculas apareciesen y no se descompusieran, y así comenzar la andadura de lo que llamamos vida en las próximas entradas.

Aunque claro, aun existen algunas lagunas en esta rama de los estudios, y los científicos tienen mucho que decir y estudiar todavía. Pero recordad: que algo no se sepa explicar aun de forma definitiva, no significa que no exista.

Anuncios

3 comentarios en “AZAR… MALDITO AZAR

  1. Pingback: LAS “COSITAS” DE LA VIDA – Intelligent Design Fails

  2. Pingback: DEL “TODO”, A LA “NADA” – Intelligent Design Fails

  3. Pingback: DARWINISMO: ¿QUÉ ES? – Intelligent Design Fails

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s